Alergia y calidad de vida

La rinitis alérgica es una de las enfermedades alérgicas más comunes. Esta tiene un impacto directo en la economía y en la calidad de vida de las personas.

La rinitis alérgica empeora la calidad de vida de los que la padecen. Estos sufren un descenso en la calidad del sueño e incluso pueden padecer depresión. 

En algunos estudios, se ha identificado que los síntomas oculares tal vez sean los que más impacto tienen, incluso por encima de los síntomas asmáticos.

Disminución del rendimiento por alergia

Solo en Alemania, las alergias representan alrededor de 1 millón de días laborables perdidos al año. Esto no es sorprendente: alrededor del 30% de la población se ve afectada por rinitis alérgica y similares. Además, el número de pacientes con asma ha aumentado considerablemente debido a enfermedades alérgicas: hasta el 40 % de los pacientes con rinitis desarrollan asma alérgica. Esto reduce aún más la calidad de vida.

En los escolares, una alergia puede conducir a una reducción significativa del rendimiento escolar. Según un estudio del Reino Unido, los niños con rinitis alérgica no tratada tenían un 40% de riesgo de tener una calificación más baja al final del año escolar. 

Además, según un estudio de principios del 2000 en Alemania, 30.000 jóvenes tienen que interrumpir su educación cada año debido a una alergia, con posibles consecuencias para su vida profesional futura.

Mejoramos la calidad de vida de los pacientes con alergia

Pero, ¿qué pueden hacer los pacientes para mantener o mejorar su calidad de vida a pesar de las alergias? La medida más importante es, por supuesto, evitar el contacto con los alérgenos, pero esto no siempre es posible. Por lo tanto, se recomienda el uso de una de las siguientes terapias:

Terapia sintomática:

La terapia sintomática puede contribuir a una mejoría de los síntomas alérgicos. Sin embargo, solo funciona mientras se toma/aplica el medicamento y no más allá de eso.

Inmunoterapia específica con alérgenos (vacuna para la alergia):

La inmunoterapia específica con alérgenos (también llamada inmunoterapia hiposensibilizante o vacuna para la alergia) no solo mejora los síntomas, sino que también tiene posibles efectos a largo plazo y puede prevenir el desarrollo de asma y nuevas sensibilizaciones. No solo combate los síntomas, sino también la causa: por lo tanto, tiene un efecto causal. Los análisis de varios estudios clínicos han demostrado que la inmunoterapia específica con alérgenos puede conducir a una mejora medible en la calidad de vida. Se tuvieron en cuenta factores como la actividad, el sueño y el rendimiento general.  La inmunoterapia específica con alérgenos suele llevarse a cabo durante tres años.

Amplia tu conocimiento sobre la alergia

Prevenir las alergias
Vacuna para la alergia: inmunoterapia con alérgenos
¿Qué son las alergias?
Síntomas de alergia
Causas de las alergias
Diagnóstico de alergia
Tipos de medicamentos para la alergia
Asma alérgica, ¿qué es?
Alergia en el embarazo
Alergia en niños
Neurodermatitis o dermatitis atópica
¿Son hereditarias las alergias?