Hiposensibilización: inmunoterapia con alérgenos

Vacuna para la alergia: inmunoterapia con alérgenos

La inmunoterapia específica con alérgenos o vacuna para la alergia es la única forma de tratamiento que aborda la causa de la alergia

La hiposensibilización, también conocida como inmunoterapia específica con alérgenos (ITE), inmunoterapia hiposensibilizante o simplemente vacuna para la alergia es la única forma de tratamiento para las alergias que tiene un efecto causal, es decir, aborda la causa de la alergia. De esta manera, no solo puede aliviar los síntomas, sino también prevenir una mayor propagación de la alergia. Por ejemplo, la inmunoterapia hiposensibilizante puede evitar que el resfriado alérgico se convierta en asma bronquial alérgica. También puede evitar que los síntomas de asma empeoren. Además, podrás reducir tu medicación sintomática y esto mejorará tu calidad de vida. Además, la inmunoterapia específica con alérgenos puede asegurar que el cuerpo desarrolle menos sensibilizaciones nuevas a otros alérgenos.

El éxito del tratamiento será significativamente menor si interrumpes la terapia prematuramente o se desvía del uso recomendado. Mantenerse fiel a la inmunoterapia específica con alérgenos durante un período de tratamiento promedio de 3 años requiere disciplina.

La vacuna para la alergia puede administrarse mediante inyecciones en el tejido subcutáneo (inmunoterapia subcutánea, SCIT) o mediante la mucosa oral en forma de comprimidos o gotas (inmunoterapia sublingual, SLIT).

Con la inmunoterapia administrada por vía subcutánea (SCIT), las personas alérgicas reciben alrededor de 30 inyecciones en 3 años. 

Si la hiposensibilización se administra por vía sublingual (SLIT), los afectados toman más de 1.000 comprimidos en un periodo de tres años.

Qué sucede en el cuerpo tras la inmunoterapia

La hiposensibilización (inmunoterapia específica con alérgenos / ITE o vacuna para la alergia), está destinada a garantizar que el sistema inmunológico ya no reaccione de forma exagerada cuando entre en contacto con alérgenos. El sistema inmunológico se acostumbra lentamente a los desencadenantes de la alergia, por lo que aprende a reaccionar adecuadamente y desarrolla una tolerancia. Al administrar cantidades crecientes de alérgenos, se desencadenan varios procesos en el cuerpo. Por un lado, se inhiben los llamados linfocitos T, que intervienen en los procesos alérgicos. Por otro lado, se promueve la formación de los llamados linfocitos T reguladores, que no solo inhiben las células desencadenantes de alergias en el cuerpo, sino que también producen sustancias que bloquean la respuesta inmune alérgica.

En general, esto se traduce en una reducción de la reacción alérgica y una mejora de los síntomas en los órganos afectados, como la nariz, los pulmones y la piel.

Qué sucede en el cuerpo tras la inmunoterapia

¿A quién puede ayudar la inmunoterapia específica con alérgenos?

La inmunoterapia específica con alérgenos (ITE) o vacuna para la alergia es una opción para cualquier persona afectada por una alergia al polen, ácaros, epitelios de animales, moho o veneno de insectos.  La vacuna para la alergia ha demostrado ser especialmente eficaz cuando se utiliza de forma precoz, por ejemplo, en jóvenes alérgicos a partir de los 5 años o en personas con aparición de rinitis alérgica o asma. Para las personas alérgicas al veneno de los insectos, la inmunoterapia específica con alérgenos es la única opción de tratamiento que puede protegerlas de manera segura de reacciones alérgicas graves y potencialmente mortales a una picadura.

Una inmunoterapia específica con alérgenos o vacuna para la alergia siempre va precedida de una prueba de alergia, con la que se identifican claramente los alérgenos que provocan los síntomas alérgicos.

¿A quién puede ayudar la inmunoterapia?

Amplia tu conocimiento sobre la alergia

Prevenir las alergias
¿Qué son las alergias?
Síntomas de alergia
Causas de las alergias
Diagnóstico de alergia
Tipos de medicamentos para la alergia
Asma alérgica, ¿qué es?
Alergia en el embarazo
Alergia en niños
Neurodermatitis o dermatitis atópica
Alergia y calidad de vida
¿Son hereditarias las alergias?