Alergia a alimentos

Alergia a alimentos

Alergia al cacahuete, intolerancia al gluten, intolerancia a la lactosa: las alergias e intolerancias alimentarias son particularmente comunes.

Alergia al cacahuete, intolerancia al gluten, intolerancia a la lactosa: las alergias e intolerancias alimentarias son particularmente comunes. 

En el mundo, cerca de 520 millones de personas pueden estar sufriendo de alergia a los alimentos. Según las informaciones aportadas por la Organización Mundial de la Alergia, ningún país ha reportado una disminución de las alergias alimentarias en los últimos 10 años.

En Europa son más de 17 millones de personas que padecen alergia alimentaria. De éstas, 3,5 millones tienen menos de 25 años.

En España dos millones de personas sufren algún tipo de alergia alimentaria, concretamente, en torno al 8% de los menores de 14 años y al 2-3% de los adultos.

Alrededor de dos tercios de los casos involucran las llamadas alergias alimentarias mediadas por inmunoglobulina E (IgE), por ejemplo, a la leche de vaca o al caahuete. El resto de los casos se componen de alergias alimentarias no mediadas por IgE, como la enfermedad celíaca, la intolerancia al gluten.

Causas de una alergia alimentaria primaria

Los alergólogos distinguen dos formas de alergia alimentaria, cada una de ellas con causas diferentes: alergia alimentaria primaria y alergia alimentaria secundaria.

Las alergias alimentarias primarias suelen aparecer en la infancia. Los expertos suponen que la causa es una sensibilización temprana a través del tracto digestivo (por ejemplo, con leche o proteína de pollo).

Causas de una alergia alimentaria primaria

Fuentes de alérgenos comunes en las alergias alimentarias primarias

En niños:

En adolescentes y adultos

Causas de la alergia alimentaria secundaria

A diferencia de las alergias alimentarias primarias, las alergias alimentarias secundarias, que representan el 60% de los casos, implican inicialmente una sensibilización a alérgenos inhalados como el polen o los ácaros del polvo. En esta alergia cruzada , se produce una reacción alérgica a determinados alimentos cuando los componentes alérgenos que contienen son similares a los de los alérgenos inhalados a los que se es alérgico. Esto se conoce como alergia alimentaria asociada al polen. A medida que más y más personas se vean afectadas por alergias al polen, las alergias alimentarias asociadas también aumentarán en los próximos años. Sin embargo, estos solo pueden aparecer años después de que se haya producido la alergia al polen.

Causas de la alergia alimentaria secundaria

Puede ver qué alérgenos inhalados están asociados con qué alérgenos alimentarios aquí:

ALÉRGENOS INHALADOS

ALERGENOS ALIMENTARIOS

Polen de árboles (por ejemplo, abedul)

Manzana, avellana, zanahoria, cereza, kiwi verde, nectarina, melocotón, albaricoque, ciruela, apio, soja, higo

Polen de artemisa

Especias, zanahoria, mango, apio, pipas de girasol

Látex natural

Piña, aguacate, platano, patata, kiwi, tomate, castaña, melocotón, mango, papaya, acerola, apio

Higo de abedul

Higo, kiwi, plátano, papaya, piña, aguacate

Plumas de ave

Huevo de gallina, carne de ave, menudencias

Ácaros del polvo domestico

Mariscos y moluscos

Epitelios animales

Carne

 

Síntomas de alergia alimentaria

Los síntomas de alergia alimentaria aparecen poco después de ingerir el alimento, a veces hasta dos horas más tarde.

Las alergias alimentarias primarias pueden poner en peligro la vida. Estas reacciones alérgicas graves se denominan anafilaxia. Alrededor de un tercio de todas las anafilaxias tratadas en urgencias se pueden atribuir a alergias alimentarias. En los niños, representa casi el 60% de los casos notificados. Esto significa que la comida es uno de los desencadenantes más comunes de la anafilaxia, junto con la medicación y el veneno de los insectos.

Las alergias alimentarias secundarias suelen ser menos pronunciadas, pero según las observaciones de los expertos, la anafilaxia está en aumento.

Los afectados informan que sus síntomas son significativamente menos pronunciados fuera de la temporada de polen o incluso no ocurren en absoluto. Sin embargo, las circunstancias que lo acompañan, como el esfuerzo físico, pueden agravar los síntomas.

Síntomas nasales

  • Congestión nasal
  • Picor

Síntomas en los ojos

  • Picor
  • Enrojecimiento
  • Lagrimeo
  • Hinchazón

Síntomas pulmonares

  • Tos
  • Opresion en el pecho
  • Respiracion dificultosa
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Sonidos silbantes de la respiracion
  • Falta de oxigeno

Síntomas de la piel

  • Enrojecimiento de la piel (rubefacción)
  • Erupción cutánea
  • Urticaria 
  • Picor
  • Hinchazón

Síntomas circulatorios

  • Ahogo
  • Caída de la presión arterial
  • Aumento de la frecuencia cardiaca
  • Somnolencia
  • Mareo
  • Breve inconsciencia

Síntomas orales

  • Hinchazón de labios, lengua, encías y/o laringe
  • Picor en la boca o la garganta
  • Síndrome de alergia oral

Síntomas del tracto gastrointestinal

  • Náuseas
  • Vómito
  • Dolor abdominal tipo cólico
  • Diarrea
  • Reflujo de líquido gástrico hacia el esófago

Tratamiento de una alergia alimentaria

Si tiene una alergia alimentaria, la forma más segura de evitar el alérgeno es no comerlo. Sin embargo, en el caso de una alergia alimentaria asociada con el polen, esto no significa que los alimentos que causan los síntomas deban evitarse por completo: para muchos de los afectados, el consumo solo se asocia con síntomas durante la temporada de polen y conduce a una debilitación significativa. 

Cualquier persona que reaccione con síntomas alérgicos graves, como problemas respiratorios y circulatorios, debe recibir la prescripción de un médico especialista para un kit de emergencia que contiene un antihistamínico, cortisona y un autoinyector de adrenalina.

Los estudios han demostrado que el tratamiento de la alergia al polen subyacente con inmunoterapia específica con alérgenos (también llamada inmunoterapia hiposensibilizante o vacuna para la alergia) puede aliviar los síntomas de la mucosa oral en las alergias alimentarias secundarias.

Otra buena noticia para cualquier persona afectada por la forma secundaria: muchos alérgenos alimentarios similares al polen son termolábiles, por lo que es posible comer alimentos suficientemente calientes sin ningún problema.

Tratamiento de una alergia alimentaria

Otros tipos de alergia:

Alergia al veneno de insectos
Alergia al moho
Alergia cruzada
Alergia a animales
Alergia a los ácaros
Alergia de contacto
Alergia al polen